Defensoría del Pueblo reitera al Estado que debe dar garantías a los trabajadores de la prensa nacional e internacional

Bolivia Nueva

La Defensora del Pueblo, Nadia Cruz, reiteró al Estado en su conjunto, en especial a los Órganos Ejecutivo y Electoral, que debe garantizar a los trabajadores de la prensa, tanto nacionales como internacionales, el desarrollo de sus labores sin amedrentamiento de ningún tipo, en especial, durante la cobertura de los acontecimientos electorales; y a la Policía Boliviana, que bajo ningún motivo debe limitar la labor de la prensa y, por el contrario, debe que garantizar la integridad de los periodistas.

Cruz lamentó que un grupo de personas haya agredido a los trabajadores de la prensa del municipio de Guayaramerín, Beni, cuando éstos realizaban la cobertura informativa de una protesta de padres de familia que pedían una canasta familiar y la renuncia de la máxima autoridad ejecutiva de ese municipio, según la denuncia de la Confederación Sindical de Trabajadores de la Prensa de Bolivia (CSTPB).

También reprochó la agresión sufrida por la periodista Nelly Hortensia Corso Choque, por parte de funcionarios de la Alcaldía de Montero, quienes le habrían lanzado “material explosivo”, de acuerdo con la organización sindical del gremio.

“El trabajo de los medios de comunicación y de los trabajadores de la prensa tanto nacional como internacional es fundamental durante el desarrollo de las elecciones del 18 de octubre, así como garantizar el desarrollo de su labor de forma ininterrumpida, sin presiones y con resguardo de la integridad de este sector. La prensa tiene que gozar de protección y de facilidades en su trabajo, aunque no haya logrado permiso por razones burocráticas. Estas condiciones implican asegurar el derecho de libertad de expresión y de opinión de la sociedad en su conjunto”, señaló la Defensora.

Recordó que, en reiteradas oportunidades, ha solicitado al Estado que otorgue las garantías necesarias a los trabajadores de la prensa y a la integridad de los medios de comunicación ante cualquier tipo de ataque que puedan sufrir por parte de grupos particulares. Además, reiteró que ha solicitado que la intervención de la Policía Boliviana, en eventuales conflictos, se encuadre en el marco de la razonabilidad y que evite el uso de excesivo de la fuerza y que proteja la integridad de los trabajadores de la prensa.

Los estándares convencionales establecen que la libertad de expresión es la piedra angular en la existencia de una sociedad democrática, y que es indefectible para la formación de la opinión pública y una condición indispensable para la existencia de los partidos políticos y otro tipo de agrupaciones o colectividades, que pretenden influir sobre la sociedad, conforme al Artículo 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.