La primera Fiesta Julia fue en 1854 con mucha juventud, nieve y ‘El Independiente’, un globo que fue lanzado al cielo

Bolivia Nueva

FOTOS ANTIGUAS DE LA PAZ, de Miguel Irigoyen
Fotos antiguas de La Paz, de Miguel Irigoyen

Para celebrar la primera Fiesta de Julio por la Revolución de 1809 pasaron 45 años desde la gesta libertaria. El 16 de Julio de 1854 cayó mucha nieve pero en la víspera hubo fuegos artificiales, música y los jóvenes se encargaron de lanzar un globo nombrado como ‘El Independiente’.

Los primeros años de libertad no hubo celebración popular, el espíritu cívico se iba desarrollando con pausa y en función a los acontecimientos de un país, ya que la República de Bolivia concentraba varias actividades en lo que se conoce ahora como la Sede de Gobierno.

La primera fiesta fue por el esfuerzo de un grupo de paceños liderado por el abogado y maestro Félix Reyes Ortiz. “La presencia de la juventud es la nota más llamativa en estas primeras Fiestas Julias. Los estudiantes del Liceo Independencia y del Ateneo fueron los protagonistas principales de los festejos de aquel día”, refiere Javier Mendoza Pizarro en su libro “La Mesa Coja, Historia de la Proclama de la Junta Tuitiva”.

La noche del 15 de julio, los estudiantes del Liceo Independencia ofrecieron un homenaje con iluminaciones, fuegos artificiales y el lanzamiento de un globo denominado ‘El Independiente”. El 16 de julio la ciudad amaneció cubierta de nevada, pero fue problema para la juventud que con algarabía salía a recorrer y disfrutar por las calles adornadas.

Los relatos refieren que ese día se celebró una misa, al mediodía se realizó una ‘Función Lirico-Literaria’ en predios de la Universidad Mayor de San Andrés. “Hubo números musicales ejecutados por los jóvenes y poemas de todo género (…) una presentación teatral que se había programado para la noche tuvo que ser suspendida por el mal tiempo”, refiere el autor.

Los actos de ambos días marcaron “patriotismo y regionalismo” de los paceños. Sin embargo, no hay evidencia que esas fiestas se ‘hubieran organizado para promover el 16 de julio de 1809’ como el día cuando comenzó la lucha por la independencia en América.

En 1863 se estrenó el Himno a La Paz, que aportó al sentimiento patriótico que iba creciendo junto con las festividades cívicas. El fervor cívico y la actitud revolucionaria del paceño se explica en esa relación preexistente entre los aymaras y los europeos que llegaron al país en un contexto de la Revolución Industrial, las guerras napoleónicas y otros conflictos del Viejo Mundo.

“El aymara siempre ha sido aguerrido, siempre ha sido peleador (…), la sangre europea también, hay unas revoluciones industriales y unos avances coloniales, estos dos habitantes de diferentes lugares han logrado conformar un ciudadano paceño aguerrido y revolucionario”, según el historiador y docente universitario, Randy Chávez.

Con el pasar de los años, los actos cívico protocolares vinculados a la Revolución de Julio ganaron fuerza. “Fue en los años 1884 a 1895 cuando el ardor histórico llegó a su mayor culminación. Procesiones cívicas, cortejos, conferencias, discursos, jolgorio popular, fuegos de artificio, música por doquier, retretas, funciones de teatro, banquetes, bailes y mascaradas”, escribió el ex presidente Bautista Saavedra en esa época.

Con información de AMN