Microsoft está negociando la compra de Tik Tok, sospechada de tener vínculos con el régimen chino

Bolivia Nueva

La empresa de tecnología estadounidense Microsoft está negociando la compra de Tik Tok, reportó The New York Times este viernes. Las conversaciones tomaron estado público en medio de reportes sobre la posibilidad de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordene a su actual dueña, la compañía china Bytedance, vender las operaciones de la aplicación en el país.

El gobierno de Trump, al igual que legisladores y representantes de ambos partidos políticos en el país- considera que la popular aplicación de videos cortos puede ser usada como una herramienta de espionaje por Beijing, algo que Bytedance niega.

No está claro cuan avanzadas están las negociaciones, pero cualquier acuerdo al que se llegue podría ayudar a alterar la propiedad de Tik Tok, que se estima cuenta con 1.000 millones de usuarios.

Trump indicó a periodistas el viernes que prohibir la aplicación está entre las alternativas que su administración considera : “Tal vez lo hagamos”, dijo antes de trasladarse a Florida. “Tal vez hagamos otras cosas también. Hay algunas opciones. Pero están sucediendo muchas cosas, así que veremos que pasa. Estamos considerando muchas alternativas con respecto a Tik Tok”, expresó el mandatario.

Días antes, Trump recibió un informe sobre los riesgos para la seguridad nacional que representa la red social. La presentación estuvo a cargo del Comité de Inversión Extranjera en Estados Unidos (CFIUS, en inglés), un panel presidido por el Tesoro que se ocupa de las empresas y adquisiciones que afectan este asunto.Trump se dirige a la prensa antes de viajar a Florida el 31 de julio. Foto: REUTERS/Carlos BarriaTrump se dirige a la prensa antes de viajar a Florida el 31 de julio. Foto: REUTERS/Carlos Barria

TikTok está bajo revisión del CFIUS y haremos una recomendación al presidente esta semana”, dijo al respecto el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin. “Tenemos muchas alternativas”, agregó. En ese entonces, Trump había hecho comentarios similares a los de este viernes.

Las preocupaciones al respecto trascienden la polarización política de Estados Unidos. El jueves, dos senadores -uno Demócrata y otro Republicano- pidieron por su parte al departamento de Justicia (DOJ) que llevara a cabo una investigación similar a la del CFIUS, en la que también incluyeron a la plataforma de videollamadas Zoom.

Los legisladores dijeron a su vez que las compañías buscan relativizar la magnitud de sus lazos con China. “Con base en numerosos informes, estamos extremadamente preocupados de que Zoom y TikTok hayan revelado información privada sobre los estadounidenses a la (República Popular de China) y hayan participado en la censura en nombre del gobierno chino”, dijeron en la carta al Fiscal General Adjunto John Demers.

En paralelo, otro proyecto de ley busca hacer ilegal que los empleados federales usen la aplicación en dispositivos del gobierno.

Tik Tok, por su parte, ha buscado distanciarse del hecho de ser propiedad de una compañía china. Con respecto a la seguridad de los datos de los usuarios, ha asegurado que los almacena en los Estados Unidos, y que estos poseen un respaldo en Singapur.

En una publicación en un blog, el presidente ejecutivo de Tik Tok, Kevin Mayer, expresó: “No somos políticos, no aceptamos publicidad política y no tenemos una agenda; nuestro único objetivo es seguir siendo una plataforma vibrante y dinámica para que todos la disfruten”.

Estados Unidos no es el primer país en actuar sobre sus preocupaciones de esta naturaleza. A finales de junio, y luego de registrar una serie de enfrentamientos con China en una frontera difusamente delimitada, India prohibió la aplicación – a la vez que otras 59 aplicaciones chinas- alegando que están involucradas en actividades “perjudiciales para la soberanía e integridad de la India, la defensa de la India, la seguridad del estado y el orden público”.

La mayoría de las aplicaciones fueron señaladas por las agencias de inteligencia indias ante la preocupación de que estaban recopilando datos de los usuarios y posiblemente también enviándolos fuera de las fronteras del país.

Con información de Infobae