Salud: se gradúan 120 promotoras que apoyarán el cuidado de la población de 40 municipios

Bolivia Nueva   

Es la primera promoción que recibió formación de la mano de Ami Cuidado,un programa para la formación de promotoras de salud, parte del grupo Pro Mujer

Después de superar varios desafíos y cumplir meses de formación, 120 mujeres de 40 municipios de La Paz, Santa Cruz, Tarija y Potosí se gradúan como promotoras de salud. Todas están capacitadas en teoría y práctica para realizar controles de peso, talla, curva de crecimiento (CC) y cálculo de índice de masa corporal (IMC); así como para brindar consejería en estos temas y otros como COVID-19, salud mental, violencia de género, salud sexual y reproductiva.

La formación de este grupo de promotoras estuvo a cargo de Ami Cuidado, institución de salud que forma parte del grupo Pro Mujer, y representa un hito pues, aparte de ser la primera generación de lideresas en salud, para su ejecución se dio efecto a convenios con el Ministerio de Salud y Deportes y con los Servicios Departamentales de Salud (SEDES) de los departamentos donde opera el programa.

Las lideresas fueron también potenciadas en su conocimiento del mundo digital y manejan un aplicativo digital que servirá de herramienta para promover la salud sobre todo en el área rural. Por ello, son mujeres que representan la fuerza, compromiso y mayor oportunidad en sus comunidades en tiempos de pandemia. Su formación las califica para ser certificadas por Pro Mujer Inc., la Fundación de Waal y -a través de esta- por la Universidad Gabriel René Moreno.

Las flamantes promotoras en salud cuentan con un seguro de vida proporcionado por la fundación PROFIN, como parte de la Cooperación Suiza en Bolivia. Su graduación se desarrolla en estricto cumplimiento de las normas de bioseguridad, en diferentes fechas y en espacios amplios con minutos definidos para que cada una haga su juramento de compromiso con su trabajo en salud.

La misión de las promotoras es llegar a la mayor cantidad de personas con servicios en salud gratuitos, sobre todo en áreas rurales con difícil acceso a postas sanitarias u hospitales, más aún en tiempos de pandemia. Todas cuentan con un equipo básico de atención que consta de tensiómetro, balanza, tallímetro y cinta métrica, entre otros, para identificar factores de riesgo asociados a enfermedades crónicas como hipertensión y diabetes.

Están instruidas para referir casos identificados a servicios de salud aliados para garantizar su atención. La dotación de equipos, provista por Pro Mujer, busca identificar en primera instancia factores de riesgo asociados a la hipertensión, sobrepeso, desnutrición y otros que pueden ser agravantes en caso de contraer Covid-19 u otra enfermedad.

El programa de Promotoras de Salud Comunitarias prevé formar la segunda generación de lideresas y continuará hasta alcanzar a más personas con capacitaciones, talleres y acompañamiento, para que las comunidades accedan a educación en salud y prevención.